Sobre palas y afiladuras

Sobre palas y afiladuras (The Hunting of the Snark, 273)
Prof. Lic. Ezequiel Ferriol[1]

 

SnarkTitle1La tripulación ha llegado a destino. Aunque un poco desilusionada por el paisaje, brindó por el fin del viaje y escuchó el motivador discurso de su capitán. Luego el Pastelero reveló una in­formación un tanto siniestra (de la cual sería víctima en el futuro), y el Pregonero se vio obligado a alentar nuevamente a su tripulación. Tras lo cual, llega el momento de poner manos a la obra: buscar al Snark con dedales, buscarlo con cuidado, perseguirlo con tenedores y esperanza, amena­zar su vida con una acción ferroviaria, seducirlo con sonrisas y jabón. Es entonces cuando leemos lo siguiente[2]:

The Boots and the Broker were sharpening a spade—
Each working the grindstone in turn

En su edición anotada definitiva, Martin Gardner apunta ad locum la pregunta que muchos lectores del Snark se habrán hecho alguna vez: “Why in the world were they sharpening a spade?” Ciertamente, la aparición de una pala en este contexto es completamente inesperada; tanto, que es una de las pocas cosas de la obra de Carroll sobre la cual Gardner no arroja ninguna luz. Uno hubiera esperado hallar al Limpiabotas y al Tasador afilando algún instrumento cortante, como una espada, un cuchillo o un hacha. Sin ir más lejos, es precisamente esto último lo que hace el Carnicero en una de las ilustraciones de Henry Holiday para el primer canto de la obra, sumiendo al Castor en sus aprensiones paranoides[3].

Es posible aventurar una explicación preliminar: hay algo que las palas tienen en común con las espadas, los cuchillos y las hachas; y esto es la hoja de metal de la que se componen. En in­glés, dicha hoja de metal (independientemente de cuánto filo posean) es designada con el sustan­tivo blade, el cual puede emplearse también a modo de hiperónimo para referirse a cualquier he­rramienta o arma que posea una hoja de metal potencialmente cortante[4]. Pues bien, todos los ins­trumentos que hemos mencionado más arriba poseen una de ellas[5]. Por lo tanto, podemos afirmar con cierta seguridad que spade se halla reemplazando a blade en el verso ya citado, gracias al uso combinado de la metonimia y la rima consonante.

4883829202_9dc144a70bEsto no es más que otro ejemplo de los múltiples juegos de palabras a los que el autor es tan aficionado, y que suelen estar basados (como todos) en la homofonía, la homonimia, la polise­mia y/o la ironía. A modo de ejemplo, veamos el muy sugestivo silogismo 74 del capítulo IV de The Game of Logic: “All blades are sharp; some grasses are blades.”[6] Todos los ejercicios de dicho capítu­lo se basan en la ambigüedad que presentan, gracias a los fenómenos de homonimia y de polise­mia, las lenguas naturales frente a la precisión de las lenguas formales; en el ejercicio citado, se trata de un caso de polisemia entre blade, “hoja de metal cortante” y blade, “brizna de hierba”, “hoja de césped”[7]. Con lo cual, uno podría pensar, en una primera lectura, que el razonamiento es falaz debido a que ambas proposiciones se predican de hojas diferentes; sin embargo, existen al­gunas especies de hierba cuyas hojas son lo suficientemente filosas como para producir heridas cortantes: son las cortaderas, que en inglés se llaman sword grass[8]. Con esta información, resulta que el ejercicio 74 no presenta ni ambigüedad ni falacia: es cierto que todas las hojas son cortan­tes, y es igualmente cierto que también algunos pastos lo son. Siguiendo el mismo método de for­mación de albures, no sería extraño que el Limpiabotas y el Tasador afilen una pala: si las pa­las y las espadas son ambas hojas cortantes de metal, ¿qué más daría afilar una u otra? Sin embar­go, todo este análisis tan solo logra aportar una conjetura sobre el origen del giro inesperado. La pre­gunta de Gardner sobre la causa y la finalidad de dicha acción sigue sin tener respuesta.

La siguiente estrategia que implementaría un filólogo resuelto a aclarar este insólito pasaje sería buscar en el resto de la obra de Lewis Carroll un locus similis con la esperanza de hallar un uso semejante de los términos involucrados[9]. Tal búsqueda será completamente infructuosa, ya que el pasaje que estamos glosando, el verso 273 de The Hunting of the Snark, contiene la única apa­rición en todo el corpus carrolliano del verbo “afilar” (to sharpen). Tendremos mejor suerte con el adjetivo sharp y su adverbio modal correspondiente (sharply): hay diez usos de ellos en Alice in Wonderland y en Sylvie and Bruno, ocho en Sylvie and Bruno Concluded, cinco en Through the Looking-Glass y uno solo en Phantasmagoria and Other Poems y en The Game of Logic. Una inspección atenta de estos pasajes revela que Carroll emplea el adjetivo sharp abarcando todo el espectro semántico del mismo, pero no mayoritariamente en el sentido que estamos buscando. La mayoría de sus usos es­tán vinculados con:

  1. la agudeza visual (por ejemplo, en el capítulo I de Sylvie and Bruno Concluded: “…we looked in all directions, for some time, in vain; but at last Sylvie’s sharp eyes detected him…”[10]).
  2. la agudeza sonora (por ejemplo, en el capítulo IV de Alice in Wonderland: “…while she was peering about anxiously among the trees, a little sharp bark just over her head made her look up in a great hurry.”[11]).
  3. la agudeza de ingenio (por ejemplo, en el capítulo XXIV de Sylvie and Bruno: “I thought I had better follow Sylvie’s example, and be silent for a while. Bruno was too sharp for us.”[12]).
  4. curvas o esquinas pronunciadas (por ejemplo, en el capítulo II de Through the Looking-Glass: “…after going a few yards along the path, and turning several sharp corners…”[13]).
  5. brusquedad y desaprobación (por ejemplo, en el capítulo IX de Through the Looking-Glass: “’Speak when you’re spoken to!’, the Red Queen sharply interrupted her.”[14]).
  6. En Sylvie and Bruno Concluded, Carroll usa sharp para indicar cuán neta es la frontera entre la Racionalidad (humana) y el Instinto (animal): “…don’t orthodox writers condemn that view, as putting Man on the level of the lower animals? Don’t they draw a sharp boundary-line between Reason and Instinct?”[15]

Sin embargo, existe una pequeña minoría de pasajes que nos resultan muy sugestivos al ponerlos en relación con The Hunting of the Snark. Son aquellos en donde sharp se vincula con la fuerza física, los objetos cortantes o puntiagudos, y con el dolor físico.

  1. En el capítulo IV de Alice in Wonderland, la protagonista de la novela le da una fuerte patada a una chimenea con el objetivo de hacer salir a Bill de su escondrijo: “…she gave one sharp kick, and waited to see what would happen next.”[16] Un uso parecido se puede hallar en el verso 33 del poema Size and Tears (con una interesante aparición de blade en el verso si­guiente): “I feel a sharp and sudden poke / Between the shoulder-blades”[17].
  2. Relacionado con lo anterior, el adjetivo sharp se emplea en el capítulo IX de Alice in Wonderland para describir la barbilla de la Duquesa y la incomodidad que ésta provoca al ser apoyada en el hombro de Alice: “…she was exactly the right height to rest her chin upon Alice’s shoulder, and it was an uncomfortably sharp chin.”[18]
  3. En el capítulo XIV de Sylvie and Bruno Concluded, se emplea sharp como característica cen­tral de los dientes de los conejos: “Only little things nibble—little thin sharp things, with edges…”[19]
  4. En el capítulo IV de Through the Looking-Glass tiene lugar el único uso, en toda la obra de Carroll, del adjetivo sharp con el sentido estricto de “afilado”; sugestivamente, es un pasaje muy similar al que estamos investigando: ‘There’s only one sword, you know,’ Tweedle­dum said to his brother: ‘but you can have the umbrella—it’s quite as sharp. Only we must begin quick. It’s getting as dark as it can.’”[20] Como se ve, aquí también Carroll equipara un objeto inofensivo e inesperado con un arma de filo. La relación intratextual de este frag­mento con The Hunting of the Snark se acrecienta aún más si tenemos en cuenta que los bus­cadores del Snark también están apresurados por hallarlo antes de que caiga el sol[21].
  5. En el prefacio a Sylvie and Bruno, hallamos el primer uso de sharp en todo el corpus carro­lliano referido a la agonía de la muerte. El pasaje en cuestión es altamente significativo, dado que describe las reflexiones existencialistas de Carroll ante la proximidad de la muer­te (propia y de sus allegados), las cuales permean tanto al texto de The Hunting of the Snark como a las circunstancias de su génesis[22].

We go to entertainments, such as the theatre—I say ‘we’, for I also go to the play, whenever I get a chance of seeing a really good one—and keep at arm’s length, if possible, the thought that we may not return alive. Yet how do you know —dear friend, whose patience has carried you through this garrulous preface— that it may not be your lot, when mirth is fastest and most furious, to feel the sharp pang, or the deadly faintness, which heralds the final crisis—to see, with vague wonder, anxious friends bending over you—to hear their troubled whispers—perhaps yourself to shape the question, with trembling lips, ‘Is it serious?’, and to be told ‘Yes: the end is near’…

Seguimos sin estar en condiciones de responder la pregunta de Gardner, pero este catálogo de los usos del adjetivo sharp en la obra de Carroll nos ha dado un fuerte indicio para proseguir con la investigación. En todas las obras en las que aparece, el adjetivo sharp tiene al menos una connotación positiva y otra negativa, lo cual establece su ambivalencia polisémica: al ser igual­mente capaz de designar elementos benéficos como maléficos, su valor intrínseco es puramente relativo y depende de aquello de lo cual se predique y de su contexto de uso. Esta ambigüedad es­tablece, dentro del universo narrativo, una sensación de temor subyacente ante la imposibilidad de determinar a priori si el adjetivo sharp hará su aparición calificando a algo que traiga felicidad o angustia, cuando no la mismísima muerte; y ante la certeza de que las desgracias están al acecho y pueden caer sobre nosotros en cualquier momento, de forma inesperada. Dicho de otro modo: el miedo de que el Snark sea en realidad un Boojum[23].

Ya entrevisto qué valor semántico tiene el filo (en todas sus acepciones posibles) en la obra de Carroll, tendremos que examinar qué relación tiene esto con las palas. En primer lugar, debe­mos percatarnos de que la acción de afilar una pala no es, en realidad, tan extraña como parece a primera vista. Una búsqueda en Google del sintagma sharpening a spade arroja, mucho antes que las coincidencias con el texto de Carroll, una gran cantidad de páginas y blogs dedicados a la jardi­nería y actividades similares que recomiendan a sus lectores habituales mantener afiladas sus pa­las. En YouTube, existen varios videos que muestran y enseñan cómo hacerlo, empleando una pie­dra de amolar (lo mismo que utilizan nuestros personajes para el mismo fin) a cuya acción debe someterse la pala manteniendo una inclinación de 45 grados[24]. En un blog de jardinería[25], explican que, “although [shovel] blades normally become dull with use and are sometimes sold dull as a safety precau­tion”,

keeping a spade appropriately sharp reduces time and effort spent digging, minimizes trauma to plants when roots are severed and extends the life of the shovel’s blade, especially when conditioning is performed in conjunction with sharpening.

O sea que afilar una pala, lejos de ser una acción extraña o absurda, es lo que haría cual­quier jardinero que se precie de cuidar sus herramientas y de realizar su labor con profesionalis­mo. Una pregunta cabría hacerse en este momento: ¿qué es lo que el Limpiabotas y el Tasador es­tán a punto de cavar, que requiere afilar a nuevo una pala? La respuesta nos la da la estrofa inme­diatamente anterior a la del pasaje que estamos discutiendo[26]:

Then the Banker endorsed a blank cheque (which he crossed),
And changed his loose silver for notes.
The Baker with care combed his whiskers and hair,
And shook the dust out of his coats.

Vale decir: el Limpiabotas y el Tasador se ponen a afilar una pala inmediatamente después de que el poema mencione los preparativos para la caza del Snark de los únicos dos personajes que más adelante morirán. Por consiguiente, el afilado de la pala es una anticipación proléptica de las muertes del Banquero y del Pastelero, por alusión implícita al cavado que es necesario hacer para disponer una tumba[27].

Deberíamos comprobar aquí cómo aparecen las palas en la obra de Carroll, para confirmar si lo hacen o no en contextos tan ominosos como éste. Pues bien, a diferencia del adjetivo sharp, que registra una frecuencia relativamente numerosa, las palas están presentes tan sólo tres veces más en el corpus del autor. Sin embargo, sus contextos de aparición son muy significativos:

  1. En el capítulo II de Alice in Wonderland:

Alice had been to the seaside once in her life, and had come to the general conclusion, that wherever you go to on the English coast you find a number of bathing machines in the sea, some children digging in the sand with wooden spades, then a row of lodging houses, and behind them a railway station.[28]

  1. En el verso 15 del poema A Sea Dirge[29]:

 I had a vision of nursery-maids;
Tens of thousands passed by me—
All leading children with wooden spades,
And this was by the Sea.

Who invented those spades of wood?
Who was it cut them out of the tree?
None, I think, but an idiot could—
Or one that loved the Sea.

 

  1. En el capítulo VII de Sylvie and Bruno, el Barón, el Héroe Militar y el Vicerrector conversan dando una vuelta por el jardín mientras esperan que esté lista la cena, cuando una extraña criatura se lanza hacia ellos blandiendo una pala (brandishing a spade). Resulta ser el Jardi­nero Loco, quien les canta una nueva estrofa de la canción que compone a lo largo de toda la novela. Esta estrofa menciona a algo, que no se sabe bien si es un Hipopótamo o un Caje­ro Bancario, bajando de un ómnibus e inspirando el miedo de que, por su voracidad, no quede más nada para cenar. El Barón se ofende visiblemente y le pregunta al Jardinero Loco si su estrofa no contendría algún ataque velado hacia su persona. El Jardinero Loco le res­ponde que no porque sus canciones nunca significan nada[30].

Los dos primeros pasajes recién citados se vinculan directamente con el Snark de varias maneras. En primer lugar, en el número 1 aparece una nueva mención de las bathing-machines a las cuales el Snark es tan aficionado, lo cual contribuye a acentuar, tomando en cuenta el desprecio que Carroll manifiesta habitual­mente por el veraneo en las playas, el carácter ominoso de dicha criatura. Ese odio por las playas se pone en evidencia en el caso del poema A Sea Dirge, donde Ca­rroll además se burla de la iconografía del mar legada por la estética del Romanticismo. De hecho, en una carta dirigida a una de sus niñas amigas, Carroll refiere que “…the pursuer of happiness, when he has exhausted all other devices, betakes himself, as a last and desperate resource, to some such wretched wate­ring-place as Eastbourne, and hopes to find, in the tedious and depres­sing society of the daugh­ters of mistresses of boarding-schools, the happiness he has failed to find elsewhere…”[31] Agregue­mos a esto que la acción del Snark comienza en una playa. Pero además, los dos primeros pasajes anteriormente citados se conectan directa y ca­balmente con el momento en que Carroll y Gertrude Chataway se conocie­ron; como se recordará, Carroll se hallaba en el bal­neario de Sandford en 1875 cuando vio a Ger­trude, que estaba vestida de varón jugando, en la are­na de la playa, con una pala. Es ésa la imagen que el propio Carroll ate­sora en su memoria, y que relata en el doble acróstico dedicatorio de The Hunting of the Snark.[32] Como puede verse, el veraneo presenta una significación ambivalente: es el lugar del tedio y del fracaso de la búsqueda de la feli­cidad[33], pero también es el lugar en donde al­guien puede conocer a una persona que será signifi­cativa para su vida (como lo fue Gertrude para Carroll y éste para aquélla).

Una conclusión similar puede extraerse con respecto al uso de la pala por parte del Jardi­nero Loco en el pasaje citado de Sylvie and Bruno, puesto que allí también también existe un víncu­lo con The Hunting of the Snark en general, y con Gertrude Chataway en particular. Gretrude se le apareció a Carroll blan­diendo una pala, del mismo modo en que el Jardinero Loco sale al encuen­tro del Barón. Sin embar­go, existen dos diferencias. En primer lugar, seguramente la pala de Ger­trude era de madera (como lo permiten suponer los pasajes de Alice in Wonderland y de A Sea Dirge que hemos visto an­teriormente) mientras que la del Jardinero Loco indudablemente es de metal. En segundo lugar, mientras Gertrude la enarbola con fines inofensivos (lo cual se desprende del verbo wield[34] que aparece en el verso 2 del doble acróstico dedicatorio de The Hunting of the Snark), el Jardinero Loco la blande con fines potencialmente ofensivos (como se deriva de las connotacio­nes agresivas del verbo brandish[35]) que luego no se concretan. Nuevamente, una misma acción puede tener dos significados diferentes dependiendo del contexto y de las palabras empleadas para referirla en cada caso.

Sospecho que entonces ya estamos en condiciones de responder a la pregunta de Martin Gardner que citamos al comienzo de este trabajo. Más allá de que la afiladura de la pala es, como hemos visto, una evidente prolepsis que anticipa el desenlace del relato, dicha acción se halla pre­sente en el mismo como una contrapartida negativa necesaria de otra acción exitosa y positiva. Si en este mundo hay cosas buenas y cosas malas, hay felicidad y tristeza, hay victorias y derrotas, entonces afilar una pala para presagiar la futura existencia de una tumba es el polo opuesto neces­ario de una victoria equivalente que haya tenido lugar en el mundo.

¿Y cuál es esa victoria que necesita balancearse con una derrota? Pues no es otra que el triunfo del joven héroe del Jabberwocky. Éste, en la misma isla donde tiene lugar la acción del Sna­rk (cfr. nota 20), esgrimiendo una hoja cortante de metal (su vorpal sword), logra matar al mons­truoso Jabberwock y regresar victorioso a su hogar. Como contrapartida, las inexorables leyes del Universo indican que una pala también deberá presagiar la muerte (y el fracaso) de un Banquero y de un Pastelero que también se hallan en la búsqueda de una criatura igualmente monstruosa e inconcebible[36]. Como lazo de unión entre ambos extremos, se encuentra Gertrude, jugando en la playa que adora dado que es niña pero que probablemente cuando sea mayor odie tanto como la odia Carroll, con un libro de la que es dedicataria en la que se le insta a tomar conciencia de la brevedad de la vida y de la inevitable y omnipresente ubicuidad de la muerte.

Bibliografía

BARTHES, Roland (1984): Le bruissement de la langue, Paris, Seuil.
CARROLL, Lewis (1886): The game of logic, London/New York, Macmillan.
CARROLL, Lewis (2006): The complete illustrated Lewis Carroll, Wordsworth.
CRUSE, D. A. (1990): “Language, meaning and sense: Semantics”, en Collinge, N. (ed.): An enc­yclopedia of language, London, Routledge, pp. 139-172.
ESCANDELL Vidal, María Victoria (2007): Apuntes de semántica léxica, Madrid, Universidad Na­cional de Educación a Distancia, pp. 25-69.
GARDNER, Martin (ed.) (2001): The annotated Alice. The definitive edition, London, Penguin.
GARDNER, Martin (ed.) (2006): The annotated hunting of the Snark. The definitive edition, New York, W. W. Norton.
SOTO, Fernando (2001): “The consumption of the Snark”, The Carrollian, No. 8, pp. 9-50.

NOTAS

[1] FFyL (UBA) / UBACyT, idusaprilis@gmail.com
[2]Gardner (2006:44)
[3]Gardner (2006:26)
[4]Cfr. LDOCE, s.v.
[5]Una espada es “a weapon with a long pointed blade and a handle” (LDOCE, s.v., §1). Un cuchillo es “a metal blade fixed into a handle, used for cutting or as a weapon” (LDOCE, s.v., §1). Un hacha es “a tool with a heavy metal bla­de on the end of a long handle, used to cut down trees or split pieces of wood” (LDOCE, s.v., §1). Una pala es “a tool for digging that has a long handle and a broad metal blade that you push into the ground” (LDOCE, s.v., §1).
[6]Carroll (1886:91).
[7]Cfr. LDOCE, s.v., §1 y §3.
[8]Cfr. Borges, en “Las ruinas circulares”: “…el hombre gris besó el fango, repechó la ribera sin apartar (probable­mente, sin sentir) las cortaderas que le dilaceraban las carnes…”. En el episodio “Blade of Grass” de la serie anima­da Adventure Time, Finn compra una espada que está labrada con hojas de cortaderas.
[9]Realicé esta búsqueda con los textos digitalizados de Project Gutenberg, que se encuentran en este URL: http://www.gutenberg.org/ebooks/search/?query=lewis+carroll
[10]Carroll (2006:468).
[11]Gardner (2001:46).
[12]Carroll (2006:439). Aunque, en este caso particular, sharp se usa en sentido irónico.
[13]Gardner (2001:165).
[14]Gardner (2001:263).
[15]Carroll (2006:608).
[16]Gardner (2001:44).
[17]Carroll (2006:791).
[18]Gardner (2001:95).
[19]Carroll (2006:569).
[20]Gardner (2001:202).
[21]Por no decir que The Hunting of the Snark está además íntimamente relacionada con el Jabberwocky incluido en el primer capítulo de Through the Looking-Glass. En el prefacio a The Hunting of the Snark, Carroll reconoce esta cone­xión y la circunscribe al uso de determinados neologismos y a la reaparición de cierta fauna (Gardner, 2006:10). En una carta dirigida a la madre de Gertrude Chataway, dedicataria de The Hunting of the Snark, Carroll dice, en re­lación con la ambientación espacial del poema: “The scene is laid in an island frequented by the Jubjub and Ban­dersnatch—no doubt the very island in which the Jabberwock was slain.” (Gardner, 2006:7, nota 1).
[22]Carroll (2006:251). En el párrafo anterior al que estamos citando, Carroll se refiere a la doctrina epicúrea del apro­vechamiento de la vida, haciendo referencia al carpe diem horaciano. En el capítulo XIX de Sylvie and Bruno Conclu­ded, hallamos una reaparición del sharp pang de la muerte, pero referido a una emoción fuerte producida por el placer estético sumado a la evocación del amor. Que, sin embargo, produce lágrimas y tiene lugar poco antes de la muerte de Sylvie (Carroll, 2006:613). Para una lextura existencialista de The Hunting of the Snark, cfr. Gardner (2006:xxvii-xli). Cfr. también Soto (2001).
[23]En ese sentido, el pasaje que citamos del prefacio de Sylvie and Bruno coincide en espíritu y contenido con el salu­do de Pascua que Lewis Carroll insertó en la primera edición de The Hunting of the Snark (cfr. Gardner, 2006:74). Hay una prueba más que respalda esta identificación: en su artículo sobre el proceso de creación del Snark, Henry Holiday afirma que, originariamente, The Hunting of the Snark iba a formar parte de un libro más extenso, aún en ciernes, que luego sería Sylvie and Bruno (Gardner, 2006:109).
[24]Por ejemplo, https://www.youtube.com/watch?v=pVX5qLbKBzU (recuperado el 27 de septiembre de 2015).
[25]http://homeguides.sfgate.com/sharpen-spade-shovel-37817.html (recuperado el 27 de septiembre de 2015).
[26]Gardner (2006:44)
[27]Lo cual no se relata en el poema y, de ocurrir, tendría lugar únicamente en el caso del Banquero, ya que el Pastele­ro simplemente desaparece sin dejar rastro.
[28]Gardner (2001:25).
[29]Carroll (2006:710-1).
[30]Carroll (2006:298-9). Es significativo este pasaje a la luz de las reiteradas afirmaciones, tanto de Carroll como de Henry Holiday, acerca de que The Hunting of the Snark no significa nada de nada; cfr. Gardner (2006:xxxii-xxxiii; 107).
[31]Gardner (2006:xxxiii).
[32]Gardner (2006:5).
[33]Teniendo en cuenta que la única interpretación del Snark hecha por sus lectores que Carroll llegó a aceptar fue la que lo consideraba una alegoría de la búsqueda de la felicidad (cfr. Gardner, 2006:xxxiii), no resulta raro que el fracaso del Pastelero tenga lugar en una playa.
[34]LDOCE, s.v., §2: “to hold a weapon or tool that you are going to use”.
[35]LDOCE, s.v.: “to wave something around in a dangerous or threatening way, especially a weapon”.
[36]O que sirva para amedrentar a la oligarquía, como fue el caso del Jardinero Loco en el capítulo VII de Sylvie and Bruno. En este sentido, considero que la afiladura de la pala no es otra cosa que aquello que Roland Barthes deno­mina “détail concret” en su artículo “L’effet de réel” (cfr. Barthes, 1984:185-91).

Autor: literatura inglesa

Cátedra de Literatura inglesa de la Universidad de Buenos Aires. Publicación de artículos, notas y trabajos monográficos de profesores y alumnos y de información de interés inherente a la materia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s