Novedades del blog

En la pestaña “2das. Jornadas Beckett: Videos y materiales diversos” podés encontrar los links que te permiten escuchar o volver a escuchar algunas de las presentaciones hechas a lo largo de los encuentros.

jornadas

II Jornadas de Literatura Inglesa: prórroga para envío de resúmenes.

Prórroga para la presentación de ponencias para las II Jornadas Internacionales de Literatura Inglesa, “110 años del nacimiento de Samuel Beckett”, a realizarse el 13 y 14 de abril de 2016.

 Resúmenes:SBface

Deberán enviarse  por e-mail a: litinglesa.uba@gmail.com , antes del 20 de diciembre de 2015 (nueva fecha establecida) con un máximo de 200 palabras. Se consignarán el título del trabajo, nombre y apellido del expositor, institución en la que trabaja, dirección postal, e-mail y teléfono, de acuerdo con el modelo.

Pueden presentarse trabajos en colaboración. El tiempo de exposición de cada ponencia en mesas simultáneas y paneles será de quince minutos como máximo. El texto no tendrá formatos especiales, salvo que lo exija una convención estilística. Las notas y la bibliografía no destinadas a la lectura se incluirán en hoja aparte.

Los alumnos avanzados podrán presentar trabajos siempre que estén avalados por un profesor.

La ponencia sólo podrá ser leída por su autor.

 Consulta de ejes temáticos y llenado de Ficha de inscripción en el blog de las Jornadas

Introducción a la poesía de Roberto Juarroz

Como parte de sus actividades de difusión cultural, la Cátedra de Literatura Inglesa y la Revista Beckettiana organizan el primer encuentro del ciclo “El lugar de la poesía”. Están todos invitados.

conferencia.Eraso

Constelación Shakespeare. El trabajo de los asistentes. 6ta. entrega: “Informe de mesa”

por Diana Guerrero y Yanina Santo[1]

 PRÓLOGO: Si acaso lo ofendemos de seguro ha de ser con buena voluntad, a ofender no venimos, sino solo a mostrarle el ferviente deseo de a su servicio estar, y este es nuestro propósito, nuestro único fin. Usted ha de saber lo que debe saber…

Qué seductor ha sido el gesto de la cátedra de Literatura Inglesa al invitarnos a participar de estas jornadas. Y aunque parezca una obviedad hablar de participación y quizá se piense que la seducción, por el contrario, no es evidente, de las dos premisas disentimos. Proponemos que la posibilidad de presentación de este informe estudiantil es un acto disruptivo dentro del escenario académico; un espacio efectivamente participativo que se opone a la borradura de sujeto propia de dicho discurso, en la que, frente a los autores que más afecto nos generan, no tenemos nombre.

Seductor es entonces esto a lo que nos han convocado, entrar al escenario, participar como en aquellos relatos que nos cuentan lo que era ir al teatro en la época de Shakespeare: ser parte de la representación. Entramos, pues, en la Escena III: enfoques históricos, dirigida por Elina Montes.

————

Actrices y actores:

– Oscar Arcos. “Sobre la construcción de la historia en Ricardo III de William Shakespeare.”

– Santiago Barreiro. “El molino de Amlóđi. ¿Un antecedente de Hamlet en la literatura islandesa medieval?”

– Diana Guerrero

– Guillermo Hortas. “Julio César: historia, biografía y drama del poder: ¿un caso de géneros en conflicto o en armonía?”

– Elina Montes. “Pensar lo sobrenatural en William Shakespeare.”

– Yanina Santo

————-

OSCAR: Ricardo III se consolida como history play, no solo por referir acontecimientos del pasado de Inglaterra, Escocia e Irlanda, sino además por el elemento de horror que en ella se hace presente a través del conflicto entre el personaje del rey y algunas de sus obras, estructuradas para el lector como sucesión de elementos del pasado. A propósito del horror y lo grotesco, presento la línea de Ricoeur: “el horror va unido a acontecimientos que no se deben olvidar jamás”, y Kayser: “la conjugación de lo grotesco constituye la tentativa de proscribir y conjurar lo demoniaco en el mundo”. Afirmo, así, que el elemento central en el que se percibe con mayor fuerza el horror es el rey Ricardo III y éste es complementado por la ejecución de sus órdenes a manos de unos súbditos sanguinarios e implacables. Existe también un juego de estrategias retóricas dirigidas al receptor que le permiten a quien asiste al acto de lectura captar todo un proceso de refiguración. Y en este sentido utilizo los términos configuración (nudo interno del texto) y refiguración (confrontación entre dos mundos: el de ficción y el real del lector que entran en contacto gracias al proceso de lectura) de Ricoeur. En tanto Ricardo III presenta ante los ojos de quien la lee un personaje que habla con un lenguaje articulado y actúa de una manera definida a lo largo de este drama, adquiere valor histórico, pues es lo que le permite la inteligibilidad que necesita ante el común de la humanidad. Concluyo, entonces: Ricardo III se configura como observatorio de la realidad de su tiempo; sin embargo, no es propiamente el referente de lo real (Barthes) lo que relaciona a la obra con lo histórico, sino la configuración de los hechos que en ella se dan. El horror y la disposición de los acontecimientos son los que le permiten a sus lectores interpretar este texto shakesperiano y apreciar en él sus características estéticas particulares.

SANTIAGO: Me propongo analizar algunos posibles antecedentes de Hamlet en un amplio contexto de la literatura medieval escandinava. A través de una reconstrucción discursiva sobre mi texto  escrito, planeo dibujar un recorrido de búsqueda específico que se conecte con la referencia a Amlethus, quizá más conocida, de la Gesta Danorum de Saxo. Mi intención, les digo, es presentar al Amlódi de la Edda (“suerte de Ars Poetica dedicada al estilo de poesía escáldica”) de Snorri Sturluson, compuesta en Islandia ca. 1220, algunos aspectos de la poesía de Snæbjǫrn (autor retomado por Snorri) y otros poemas del corpus nórdico que nos permitan acercarnos al príncipe Hamlet. Pese a las discrepancias narrativas de los autores estudiados, dadas por la enorme complejidad de interpretación y ambigüedad de vocabulario de la poesía escáldica, logramos capturar ciertos puntos de reconstrucción: los kenningar “molino de Amlódi” (Snorri) y “licor de Amlódi” (Snæbjǫrn) remiten al mar; la mayoría de asociaciones del nombre Amlódi son eminentemente negativas (idiota, vago, mutilado, castigado, castrado, de comportamiento irracional, furioso); y los atributos de Amlódi, imbricados en la imagen de jefe de las poesías presentadas (el rey danés Fródi, por ejemplo), se acercan a un marino que ataca el mar a bordo de un barco, o un molino mágico, que está o es el océano, y genera prosperidad. Detallado esto, concluimos que la única similitud contundente entre los personajes investigados y Hamlet es el hecho de que son figuras aristocráticas. Entonces, me inclino y los invito a pensar en la posibilidad de que hubiese otra tradición sobre Amlódi, en lengua menor, vernácula, (en la que este no fuera un idiota, sino un jefe guerrero más), distinta a la tradición latina que retoma Saxo y que triunfó a partir de este.

GUILLERMO: Julio César es una de las obras trágicas de William Shakespeare que tienen raíces históricas. La historia le provee al dramaturgo los conflictos y los personajes que puede llevar al escenario como ejemplos de los aspectos más nobles y más terribles del ser humano mediante claves estructurales que pertenecen a otro ámbito y continúan siendo válidas, tal como se trata en el artículo “Shakespeare Historian’s Caesar”, que sirve como un eje de análisis innovador. Shakespeare utiliza una forma narrativa alternativa para describir y contar la historia, en donde uno de sus objetos de interés es el poder. En la obra se tratan aspectos como lo inevitable que es la violencia, la ceguera que el poder provoca en una persona, la credulidad del pueblo y la inestabilidad política. También hay elementos racionales y emotivos, que incluyen algunos aspectos psicológicos y sociológicos, en los cuales Julio César demuestra su preocupación por la descendencia, el miedo a la traición y la interpretación de sueños y de profecías. A pesar de que Shakespeare altera la temporalidad propia de algunos hechos históricos, no modifica su producto final. Puede decirse que trata la historia de forma seria, sistemática, honesta y certera, adecuándose también al régimen de historicidad de Hartog. Este mismo tratamiento podría estar llamando la atención sobre la situación política de Inglaterra en la época isabelina.

ELINA: Se pensará la utilización significativa que William Shakespeare hace de lo sobrenatural en las obras Hamlet y Macbeth. Los seres humanos conviven con hadas, brujas y ánimas que detentan poderes divinos o mágicos o que actúan como mediadoras en los distintos órdenes. J. Paul S. R. Gibson hace un relevamiento de las diferentes formas de las apariciones sobrenaturales, que pueden ser objetivas o subjetivas. Las primeras son percibidas por todos los personajes, mientras que las segundas son vistas solamente por uno de ellos, asociadas estas últimas a un eje de hechos que detectan una conciencia acosada por la culpa. Hamlet y Macbeth son referencias en ambos casos, ya que en las obras tienen experiencias subjetivas de lo sobrenatural. Al respecto, surgen dos hipótesis. La primera sostiene que se quiere resaltar el orden trascendente que determina el acontecer, mientras que la segunda hipótesis señala que la sucesión de acontecimientos no es natural y que estos serían productos de alianzas y de garantías que en la superficie se evidencian por una utilización más instrumental de lo sobrenatural. Las ansias de poder o de venganza se despiertan cuando irrumpen las presencias y lo sobrenatural objetivo se impone como una instancia que provoca una transformación del orden existente y sustrae a los protagonistas. Estas apariciones están emparentadas con las legitimaciones violentas del poder y podrían referirse a la situación de la Inglaterra del siglo XVII, al poner el acento en la figura del monarca.

 

PÚBLICO: ¿Es acaso la lucha por el mar política, Santiago?

SANTIAGO: Hay una disputa entre la imagen de un rey bueno (que trae guerra, pero también prosperidad) y uno malo (avaro) en la tradición poética. En general, un rey que accede y controla los medios de prosperidad, como un ejército, y abusa de ellos genera su propia caída. No sabemos cuánto de esto tenía Amlòdi. Uno de los rasgos de Macbeth, por ejemplo, es la incapacidad para salir de sus problemas personales. Trae el desastre para la población si persigue sus problemas personales,  aunque los reyes buenos pueden traer prosperidad con esto.

ELINA: Pensemos el tema de la sucesión en Julio César y la preocupación de Shakespeare por la herencia de Isabel.

GUILLERMO: Hay una masculinización que Isabel hace de sí misma. Ella se desfeminiza, se acopla al César sin descendencia y dice: “tengo el estómago de un rey”.

ELINA: La cuestión de la herencia en Macbeth se enmarca en la preocupación por llevar el tema político a la representación. Hay una prohibición de nombrar al soberano que ocupa el trono en ese momento o a alguien de su dinastía. Shakespeare debe atender todas estas cuestiones cuando piensa la obra.

PÚBLICO: En Macbeth hay un problema de agencia. ¿Quién dirige el drama, las brujas o Macbeth?

ELINA: Las brujas son hermanas fatídicas, no son malvadas, pero están ahí para hacer caer a Macbeth. Él está tomando una decisión política; las brujas están para encubrir esta acción echándoles la culpa.

PÚBLICO: Es interesante ver cómo el texto no lo resuelve.

ELINA: El texto no resuelve, problematiza. Duncan es bueno, el futuro rey es agresivo y solapado. Duncan se hunde, frente al conflicto se necesita al “verdadero rey”. No hay un consenso del pueblo para llevar a Macbeth. Es en ese sentido un análisis desde el protestantismo. La tiranía para los católicos es una cosa, para los protestantes más radicalizados, otra.

PÚBLICO: Es interesante pensar la importancia dramática que tiene la evolución de lo sobrenatural en la obra en términos de que en Macbeth y Hamlet los espectros aparecen para reprochar la culpa.

ELINA: Esas apariciones serían subjetivas. Alienación del exceso y el desborde. Es la mala conciencia del héroe. Se produce el exceso de Hamlet con Gertrudis. Aparece la ira de Hamlet en forma de recuerdo. En Macbeth aparece el recuerdo, el memento, de lo que está transitando como héroe negativo.

————

El aplauso que ha coronado a la Escena III ha sido contundente. Mezcla entre reconocimiento y agradecimiento, el gesto de los espectadores no podría haber sido más intenso y fue bien recibido por la otra parte. Las exposiciones fueron seguidas por una interacción entre actores y participantes que disolvió los límites entre ellos, además de tornar más ameno (y, ¿por qué no?, más fructífero) el escenario académico. Los actores se desenvolvieron naturalmente y en armonía, características que demuestran el acierto de la reunión en un mismo ámbito.

Pensamos, sin embargo, en aquellos largos párrafos del inicio de esta obra. ¿Qué desenlace permitiría la posibilidad de interrumpirlos? Solo una humilde apreciación al lado de nuestros aplausos.

Nos oíste, pues, a nosotros acaso con disgusto; pero puedes pensar que tan sólo dormías cuando a las sombras viste, y así sales del paso.

[1] Ambas autoras son alumnas avanzadas de la Carrera de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Constelación Shakespeare. El trabajo de los asistentes. 5ta. entrega: “Propuesta pedagógica”

LO SOBRENATURAL Y LAS SUPERSTICIONES EN LOS TIEMPOS ISABELINOS Y JACOBINOS[1]

por  María de los Ángeles Cifré y Silvia Duarte

ORÍGENES

Una breve introducción al tema.

 Desde tiempos inmemoriales la humanidad ha manifestado curiosidad por lo misterioso y lo oculto. En muchas ocasiones las creencias populares intentan explicar lo desconocido o lo no explorado. Quizás también hayan sido la excusa perfecta para reflejar los miedos de una sociedad o un pueblo y es por eso que se crearon las variantes más pintorescas para ilustrarlos.

Isabel I de Inglaterra
Isabel I de Inglaterra

Muchas supersticiones tuvieron origen durante la Era Isabelina. Aunque se conoce este período como la Edad de Oro – una época marcada de innovaciones y nuevas ideas – la gente creía firmemente en ellas, que poblaron tradiciones, cuentos y hasta el drama con singulares explicaciones sobrenaturales sobre diferentes eventos. Estas probablemente se remontan a un pasado pagano en el que se creía en la magia y en las propiedades místicas de animales y hierbas.

La creencia en la existencia de brujas cuyas artes y poderes magníficos habían sido aprendidas directamente de su contacto con “el maligno”, la buena y la mala suerte que podían ser atraídas según las acciones realizadas, la presencia de seres feéricos que “maldecían” un lugar y la aparición de fantasmas con mensajes oscuros desde el más allá fueron características permanentes en la literatura de esos tiempos. Los isabelinos veían el mundo como un delicado equilibrio con espíritus del bien y del mal conviviendo cercanamente unos de otros, y por supuesto todos estos elementos no podían faltar en la obra de William Shakespeare y fueron parte importante de ella.

Macbeth
Macbeth

 Hamlet

Hamlet

Este período se distingue por el comienzo de los famosos juicios a las brujas. A estas se les atribuían rasgos negativos y eran culpadas por cualquier evento desgraciado que ocurriese. En general las mujeres que se dedicaban a la cura de enfermedades eran comúnmente acusadas de brujería. La Iglesia Católica llegó a considerar como practicante de brujería a cualquier persona que demostrara conocimientos de hierbas y los usara para sanaciones. Tal “brujo/a” era un aliado del demonio con el cual hacía pactos.

brujasEstas ideologías se acentuaron durante el reinado de James I (Jacobo I) en Inglaterra, quien sostenía tener amplios conocimientos en demonología y fue inclusive autor de un libro denominado “Daemonologie”.  A lo largo de su gobierno tuvo lugar una ardua e intensa persecución de brujas y la brujería se consideró una ofensa criminal debido a una tremenda aversión sufrida por el monarca a morir una muerte terriblemente violenta causada por tal práctica. Cientos de mujeres sospechadas de ejercer la brujería fueron perseguidas y ejecutadas, acusadas de complot para asesinar al rey.

De hecho, un caso muy resonante fue el de las “Brujas de Samlesbury”, tres mujeres de Lancashire – Jane Southworth, Jennet Bierley y Ellen Bierley – acusadas de brujería, asesinato de niños y canibalismo, entre otras aberraciones. El juicio tuvo lugar el 19 de agosto de 1612 ante Sir Edward Bromley, un juez que buscaba ser ascendido a un circuit court más cerca de Londres y que, por tanto, estaba dispuesto a impresionar al rey Jacobo. Finalmente, tras investigaciones e inspecciones hechas por magistrados del condado, las mujeres fueron declaradas inocentes y estas fueron las palabras de Bromley al absolverlas:
Dios las ha liberado más allá de todas las expectativas. Ruego a Dios que puedan utilizar esta merced y favorecerse así, y tener cuidado en no caer en lo sucesivo; y así, la corte debe ordenar que deben ser liberadas”2

_________________________

2 Davies, Peter, The Trial of the Lancaster Witches, Londres, Frederick Muller, (1971 [1929])

brujas2

ASTROLOGÍA

Durante períodos altamente inseguros, la gente buscaba protección y cobijo en el futuro. Los encontraban en la astrología o en profecías que les aseguraban un mejor porvenir. La astrología despertaba gran interés en los isabelinos. La interpretación de las estrellas y su influencia en el hombre cautivaban a la población, así como también a los monarcas. Los cometas predecían la muerte de reyes y las estrellas fugaces eran mensajeras del mal, por citar algunos ejemplos.

La importancia de la astrología se puede ilustrar a través de la popularidad que poseía entre la realeza e importantes personalidades de la época. Por ejemplo, Henry VII

(Enrique VII),  Henry VIII (Enrique VIII) y Elizabeth I (Isabel I) tenían su astrólogo personal. En el caso de Elizabeth, ella mantenía una estrecha relación con John Dee, su astrólogo, quien hacía públicos todos los mensajes que recibía de ángeles en las sesiones que llevaba a cabo.

Situaciones de importancia política eran anunciadas por la astrología y fechas convenientes para eventos cruciales eran también determinadas por ella. Estrellas y apariciones eran consideradas como explicaciones otorgadas por un ser superior. Los isabelinos usaban los servicios de astrólogos para la compilación de horóscopos o para la interpretación de la posición de las estrellas o planetas y su influencia. De esta manera, la astrología era un instrumento que se utilizaba para evadir responsabilidad o quitar culpas del sufriente o de la sociedad en general.

hadasAPARICIONES Y HADAS

El común de la gente reconocía la posibilidad de apariciones fantasmales o manifestaciones de naturaleza maligna. Otro tipo de apariciones eran las hadas o seres feéricos y las brujas. Las hadas formaban parte de las creencias tradicionales de los isabelinos. Situadas en bosques, eran descriptas como criaturas que organizaban bailes a la medianoche en las praderas y que interferían en la vida de los humanos.

 

SUEÑOS

Otro aspecto importante de las creencias diarias y un tema común de muchas obras literarias eran los sueños, sus significados, funciones e interpretaciones y el sentido sobrenatural atribuido a lo onírico.

Su función de transmitir ciertos mensajes como profecías y predicciones del futuro estaba profundamente arraigada en la época medieval. Los sueños explicaban el futuro o eran la base para tomar decisiones. Eran el puente de comunicación entre el mundo real de los hombres y el fantasmal o de los espíritus.

Se puede asegurar que las audiencias querían ver formas de lo sobrenatural en el escenario y les atribuían funciones y características similares como en su vida diaria. En la literatura renacentista esto creaba un significado narrativo mucho más profundo.

ALGUNOS EJEMPLOS

A continuación se presenta una selección de algunas de las más comunes supersticiones que afectaban la vida de los isabelinos y jacobinos:

  • Era de mala suerte que un gato negro se cruzara en tu camino – el color negro estaba asociado a la magia maléfica y a los gatos se los relacionaba fuertemente con las brujas.
  • Al séptimo hijo de un hombre quien también era séptimo hijo se le atribuían poderes especiales.
  • Tocar madera para resguardarse de mala suerte. Esta superstición data desde tiempos celtas, cuando se creía que un árbol poseía poderes mágicos.
  • No caminar debajo de escaleras – ya que las escaleras estaban asociadas a los cadalsos y ejecuciones.
  • Zapatos en la mesa – si se ponían los zapatos sobre la mesa era signo de una muerte inminente.
  • Verter sal o pimienta – el costo de estos ingredientes era extremadamente caro durante este período.

En conclusión, mucha gente de la época desarrollaba,  planeaba y basaba sus vidas alrededor de estas supersticiones y estos elementos sobrenaturales que rodeaban casi cualquier aspecto, área, situación, personaje o fenómeno que se pueda imaginar. Cualquiera fuese el origen, la razón o la explicación para estas creencias, no se puede negar que la historia en torno a ellas es absolutamente fascinante.

Bibliografía y fuentes de consulta:

– Rupert Matthews, Haunted London – a Pitkin Guide,  Great Britain, Pitkin Pictorials, 1993 reprinted 1995.

– Rainer W. Klein, Espíritus, fantasmas y otras apariciones, Argentina, Grupo Imaginador de Ediciones, 2004.

http://www.elizabethan-era.org.uk/elizabethan-superstitions.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Brujas_de_Samlesbury

http://www.historylearningsite.co.uk/james-I-witchcraft.htm

www.elizabethanenglandlife.com/elizabethan-era-bel

Fuentes para las fotografías y dibujos:

http://es.paperblog.com/la-era-isabelina-1004834/

http://www.sacred-texts.com/pag/kjd/

FUNDAMENTACION:

Encontramos la temática de lo sobrenatural realmente interesante y atrapante y es por eso que la elegimos para realizar nuestra investigación. Las mesas que nos inspiraron e hicieron mención del tema durante las jornadas fueron las siguientes:

MESA 3 (Enfoques históricos)

 MONTES, Elina. “Pensar lo sobrenatural en William Shakespeare”

 MESA 9 (Estudiantes)

 FERNÁNDEZ BERNARDEZ, Luciana Jazmín. “Ruptura del límite entre espacios: la corte frente a los ámbitos ficcionales y mágicos en El Príncipe de Hamburgo y Sueño de una noche de verano.”

 MESA 12 (ponencias en inglés)

 JACOVSKIS, Lina Gabriela. “Hamlet, Psychoanalytic Readings and Beyond”

NUÑEZ, Guillermo. “In need of words and light: Shakespearean influences in Sarah Kane’s 4.48 Psychosis”

SCHOLAND, María Florencia. “‘Thus do go, about, about’: Nomadic Meanings and Transpositional Spaces inThe Tragedy of Macbeth”

Pensamos nuestro trabajo como posible publicación para lectores de un suplemento cultural o para alumnos de un profesorado. Y a continuación les proponemos una actividad para el chequeo de la comprensión del mismo.

[bajar FORMATO PDF de la actividad]

Tras leer el artículo, responda este breve CUESTIONARIO:

  1. ¿Cuáles se cree fueron algunos de los orígenes de las creencias estudiadas?
  2. ¿Cómo ejerció su influencia la Iglesia Católica?
  3. ¿Cuál era la razón que Jacobo I esgrimía para justificar su persecución de brujas?
  4. ¿Por qué los isabelinos se apoyaban en la astrología?
  5. ¿Qué tipo de información obtenían a través de las estrellas, cometas, planetas?
  6. ¿A quiénes se consideraba “brujos”? ¿Con quién se aliaban estos “brujos” para obtener los resultados deseados?
  7. ¿Qué función cumplían los sueños?
  8. ¿Por qué la audiencia isabelina aceptaba lo sobrenatural en el escenario?

[1]    Las autoras son profesoras del IES “Olga Cossettini” de la Ciudad de Rosario, en ocasion de las 1ras. Jornadas de Literatura Inglesa: “450 años del nacimiento de William Shakespeare”, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, Julio de 2014.